Como cuidar a las suculentas del sol
Como cuidar a las suculentas del sol

Como cuidar a las suculentas del sol

En este articulo veremos Como cuidar a las suculentas del sol.

La luz es fundamental en la vida de nuestras suculentas. Cada variedad requiere distintos niveles de exposición solar. Algunas requieren luz solar directa y otras indirecta.

Muchas variedades de suculentas necesitan varias horas de sol diariamente. Al menos entre 4 a 8 horas de sol. Pero los excesos pueden ser fatales para nuestras suculentas.

En primavera y verano cuando se elevan las temperaturas la luz solar puede afectarlas gravemente.

Nuestra suculenta siempre nos da señales por la iluminación que recibe por lo que tan solo deberemos prestar atención.

El exceso de sol puede ser mortal para las suculentas. Puede provocarle daños a sus hojas e incluso puede quemar totalmente a nuestra suculenta.

Para saber si tus suculentas están recibiendo demasiado sol debes mirar sus hojas.

Una suculenta puede plegar sus hojas cuando la exposición al sol es demasiado fuerte para proteger su apice de crecimiento.

Si notas que sus hojas se cierran es para taparse del sol. Utiliza sus hojas para protegerse del sol.

Como cuidar las suculentas del sol

Si no nos dimos cuenta en ese momento tal vez notemos algo mas evidente que son las quemaduras solares. Es cierto que sus hojas quedarán dañadas pero si reaccionamos rápidamente podremos salvar a nuestra suculenta.

Lo ideal es que nuestras suculentas reciban directamente la luz solar de la mañana o de las ultimas horas de la tarde. Si tenemos alguno de los sintomas anteriores solo debemos mover nuestra planta a un sitio donde reciba sol solo en esos horarios.

Como cuidar las suculentas del sol

Tambien podemos notar estos problemas apenas traemos nuestras plantas de un vivero. En este caso no le estamos dando demasiado sol sino que no adaptamos a la suculenta a la luz solar directa. Los viveros no tienen sus plantas en luz solar directa por lo que deberemos aclimatarlas gradualmente.

Al regar nunca deberemos mojar las hojas para que no queden gotas de agua que haciendo un efecto lupa quemen las hojas de nuestras suculentas.

Una solución es utilizar una malla protectora que filtre la luz solar.

También podemos intentar que el sustrato retenga un poco mas la humedad.

En algunas especies como las haworthia el exceso de sol puede ser fatal. Primero se quemarán las puntas de sus hojas y luego toda la hoja se tornará amarronada.

Por que se queman las suculentas con el sol

Las suculentas son plantas que provienen de zonas áridas y semiáridas donde el sol es intenso y las temperaturas son altas. Sin embargo, algunas suculentas pueden sufrir daños por la exposición directa al sol, especialmente en climas muy cálidos o cuando se exponen a largas horas de luz solar directa sin aclimatación previa.

Cuando una suculenta se quema con el sol, las hojas pueden mostrar manchas marrones, decoloración, arrugas, lesiones y en casos extremos, la planta puede morir. La razón de esto es que la exposición prolongada al sol puede dañar las células de la planta y provocar la pérdida de humedad, lo que puede llevar a la muerte de las hojas o incluso de la planta entera.

Para prevenir el daño solar en las suculentas, es importante proporcionarles una exposición gradual al sol y asegurarse de que estén plantadas en suelo bien drenado. Además, es recomendable protegerlas del sol directo en las horas más calurosas del día y regarlas regularmente para mantenerlas hidratadas. También se pueden utilizar sombras o pantallas para protegerlas durante las horas de mayor calor.

Cuales son las señales de quemaduras en suculentas

Las suculentas son plantas resistentes y adaptadas a climas áridos, pero incluso ellas pueden sufrir quemaduras solares si no se les proporciona la luz adecuada. Algunas señales de que una suculenta puede estar sufriendo quemaduras incluyen:

Cambio de color: Las hojas de la suculenta pueden cambiar de color, volviéndose blancas, amarillas o marrones en lugar de su color verde natural.

Manchas o decoloración: Las hojas de la suculenta pueden mostrar manchas o decoloración, especialmente en las áreas donde la luz solar es más intensa.

Hojas marchitas o arrugadas: Las hojas de la suculenta pueden empezar a arrugarse o marchitarse, lo que indica que están sufriendo de deshidratación.

Si notas alguna de estas señales en tus suculentas, es importante tomar medidas para protegerlas de la luz directa del sol y prevenir más daños. Mueve la suculenta a un lugar con luz indirecta y asegúrate de proporcionarle la cantidad adecuada de agua para evitar la deshidratación. Si la suculenta sigue mostrando señales de quemaduras, considera aplicar un protector solar especial para plantas o crear sombra artificial para protegerla de los rayos del sol.

Cómo prevenir las quemaduras en tus suculentas

Las suculentas son plantas hermosas y resistentes, pero pueden ser vulnerables a las quemaduras solares. A continuación, te presentamos algunos consejos para prevenir las quemaduras en tus suculentas:

Coloca tus suculentas en un lugar con luz indirecta: Las suculentas necesitan luz para crecer, pero la luz directa del sol puede ser perjudicial para ellas. Coloca tus suculentas en un lugar donde reciban luz indirecta o parcial.

Proporciona sombra en días calurosos: Si vives en un clima cálido, es importante que proporciones sombra a tus suculentas en los días más calurosos. Puedes usar una sombrilla, una cortina o cualquier otro material que ayude a bloquear la luz directa del sol.

Muchas suculentas poseen una capa blanquecina llamada pruina. Al manipular la planta evita tocar sus hojas para no removerla. La pruina entre otras funciones la protege de los rayos del sol.

Al regar no mojes sus hojas: Al regar tus suculentas evita mojar sus hojas. Si llega a quedar alguna gota en una hoja con los rayos del sol puede provocar efecto lupa.

Nunca la expongas al sol luego de fumigarla. Mucho menos si la rociaste con alcohol para combatir las cochinillas.

Apenas compras una suculenta no la expongas al sol. Siempre deberás aclimatarla y darle sol en forma gradual.

Siguiendo estos consejos, podrás prevenir las quemaduras en tus suculentas y disfrutar de estas hermosas plantas en todo su esplendor. Recuerda que es importante prestar atención a las necesidades específicas de tus suculentas y adaptar tus cuidados según sea necesario.

¿Cómo acostumbrar una suculenta al sol?

Si tienes una suculenta que ha estado en el interior de tu casa y quieres trasladarla al exterior o la has comprado recientemente es importante que la acostumbres al sol de forma gradual para que no se queme.

Aquí te dejo algunos pasos que puedes seguir para acostumbrar una suculenta al sol:

Empieza por colocar la planta en una zona con luz indirecta durante unas horas al día. Esto puede ser un lugar cerca de una ventana con luz filtrada o una zona sombreada al aire libre.

A medida que la planta se adapta, ve aumentando gradualmente la cantidad de horas que está expuesta al sol directo. Comienza con solo unas pocas horas y aumenta gradualmente a lo largo de varios días.

Asegúrate de que la planta tenga suficiente agua y que el suelo esté bien drenado. Las suculentas necesitan un suelo poroso que permita un buen drenaje y no se encharque.

Si la planta está en una maceta, considera trasplantarla a una más grande para que tenga más espacio para crecer y desarrollarse.

Presta atención a las señales que te da la planta. Si notas que se está poniendo amarilla o seca, es posible que necesite más agua o que esté recibiendo demasiado sol.

Con un poco de paciencia y cuidado, podrás acostumbrar tu suculenta al sol y disfrutar de su belleza en el exterior.

Como cuidar las suculentas del sol
Como cuidar las suculentas del sol

¿Cómo recuperar una suculenta quemada por el sol?

Riega profundamente las suculentas quemadas por el sol. Esto ayudará a que las raíces se mantengan frescas y húmedas para combatir el calor. Revisa el suelo constantemente. Cuando el sustrato se encuentre totalemente seco repite el riego profundo.

Procura colocarla en un sitio iluminado donde no reciba sol directo durante unos 4 o 5 días.

Riega temprano en la mañana. Si tienes las suculentas al sol nunca las riegues al medio día.

Esperamos te haya resultado util este articulo veremos Como cuidar a las suculentas del sol.

Te interesa conocer mas sobre Cactus y Suculentas podes dar un click en el siguiente enlace: Cactus y Suculentas

Compartí este articulo en tus redes sociales