Echeveria Agavoides

Echeveria Agavoides
Compartí este articulo en tus redes sociales

La Echeveria agavoides, es una especie de la familia de las Crasuláceas originaria de las zonas rocosas de México.

Su nombre lo toma por su similitud al agave.

Alcanza unos 12 a 15 cm de altura.

Sus hojas de color verde claro son triangulares, gruesas y afiladas. Acaban en punta y están enmarcadas por un trazo de color rojizo. El espesor de las hojas es de 6 a 7 mm. Sus matices rojos se acentúan si la incidencia del sol es intensa y prolongada.

Las hojas se agrupan en rosetas de hasta 20 cm de diámetro.

En otoño sus hojas pueden tomar colores más intensos que en su época de crecimiento que se produce en verano.

Sus flores aparecen en largos tallos florales rosados. Tienen forma acampanada y son de color rosa anaranjado con el interior amarillo. Florece en primavera y principios del verano.

Cuidados de Echeveria Agavoides

Iluminación

Necesita de buena iluminación. Para su mejor desarrollo es recomendable situarla a sol directo. Si el clima es demasiado extremo en verano podemos protegerla del sol del mediodía.

Si no recibe la cantidad de luz necesaria puede etiolarse con facilidad. Si nos damos cuenta que la planta no recibe la suficiente luz solar deberemos darle sol directo en forma gradual evitando el sol del mediodía y primeras horas de la tarde.

Temperatura

Puede tolerar heladas ligeras.

No debemos exponerla a temperaturas por debajo de los 2 ºC.

Riego

Tolera bien la sequía pero no el encharcamiento. No resiste el exceso de humedad.

Podemos realizar riegos profundos durante primavera y verano. Solo volveremos a regar cuando el sustrato se encuentre totalmente seco.

Para saber si el sustrato se encuentra totalmente seco podemos introducir un palo de madera en el sustrato y al extraerlo verificaremos si tiene mucha tierra adherida. Si es así deberemos esperar un poco más para regar.

En otoño deberemos comenzar a disminuir los riegos para limitarlos durante el invierno.

Sustrato

Requiere de un sustrato suelto que drene correctamente. En la mezcla del sustrato podemos incorporar un buen porcentaje de materia orgánica. Para esto podemos utilizar mantillo de hojas sin excedernos ya que el sustrato debe estar compuesto mayoritariamente por contenido mineral. No olvidemos que en su hábitat natural se encuentra en zonas rocosas.

Mantenimiento de Echeveria Agavoides

Para trasplantar es conveniente realizarlo cada dos años en otoño o primavera.

Es conveniente que el sustrato se encuentre totalmente seco para facilitar su manipulación.

Cuando realizamos el trasplante podemos aprovechar para revisar el sistema radicular y el tallo. Si queremos podemos acortar el largo de las raíces para intentar que la planta emita nuevas raíces.

Siempre debemos quitar las hojas que se hayan secado de la base de la roseta. De este modo evitamos el exceso de humedad y la aparición de plagas.

Plagas y enfermedades de Echeveria Agavoides

Aunque su principal problema es el exceso de humedad puede sufrir ataques de cochinilla y araña roja.

Reproducción de Echeveria Agavoides

Puede reproducirse fácilmente por separación de hijuelos o por hojas.

La reproducción se puede realizar durante todo el año aunque seguramente tendremos un mejor porcentaje de efectividad durante la primavera.

Si quieres ver mas información sobre cactus y suculentas puedes ingresar en el siguiente apartado: Cactus y Suculentas


Compartí este articulo en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrian interesar