Como decapitar suculentas

Cómo decapitar suculentas

Compartí este articulo en tus redes sociales

En este artículo te veremos Cómo decapitar suculentas.

La decapitación es el corte que realizamos en una suculenta del tallo separandolo de la roseta o parte superior.

Es una practica que cuando la realizamos las primeras veces nos genera cierto temor. Pensamos que nuestras plantas ya no seran las mismas cosa que es cierta pero en algunos casos no nos queda otra opción si queremos salvar a nuestra planta.

Este procedimiento se aplica cuando tenemos etiolación en suculentas, para reproducir suculentas, para revivir una suculenta que tiene sus raices afectadas.

Etiolación en suculentas

Este problema se produce cuando nuestras suculentas por falta de luz solar se están estirando y perdiendo la forma original.

Si quieres saber mas sobre etiolación y Como arreglar suculentas estiradas puedes ingresar en el siguiente articulo: Como arreglar suculentas estiradas

Cuando hablamos sobre la etiolación de suculentas nos referimos al estiramiento que la planta realiza en busca de mas luz solar. Esto generalmente nos sucede cuando colocamos a nuestra suculenta en un lugar inadecuado y no recibe la cantidad de horas de sol que deberia recibir.

Cuando realizamos una decapitación cortamos la parte superior de una suculenta.

Este procedimiento seguramente nos provoque cierto temor pero en algunas ocasiones no tenemos demasiadas opciones si queremos salvar la planta.

Razones para decapitar una suculenta

Muchas personas utilizan este metodo por distintas razones: enfermedad en el tallo de la suculenta, estiramiento del tallo de las suculentas. Hay algunas personas que lo hacen para reproducirlas pero no estoy muy de acuerdo con la utilización de este metodo para ese fin.

Para salvar o rescatar una suculenta

Si nuestra suculenta presenta problemas o enfermedades que las ponen en riesgo como por ejemplo la pudrición del tallo será necesario cortar la cabeza de la planta para salvarla.

Generalmente la pudrición se inicia en la base de la planta. Comenzamos a ver que el tallo de nuestra suculenta se pone de un color amarronado o negro es un indicador de que estamos ante un grave problema.

Si no actuamos rapidamente habremos perdido a nuestra suculenta.

Este tipo de daños se empiezan a extender por la planta y es indispensable cortar la parte sana de la planta que en estos casos es la cabeza de la suculenta y desechar la parte afectada.

Para solucionar este problema la solución será decapitar la suculenta. De todos modos si te ha sucedido algo asi para que no te vuelva a ocurrir te recomendamos que veas nuestros articulos de Como regar una suculenta y cual es el mejor sustrato para suculentas De este modo estarias evitando el exceso de humedad.

Suculenta con tallo estirado

Si nuestra suculenta tiene el tallo largo puede que se deba a que no tuvo la luz solar suficiente para mantener su forma.

El tallo estirado provocará que nuestra suculente no tenga la fuerza suficiente en el tallo.

Decapitar suculentas es un procedimiento muy común en casos de etiolación. Al realizarlo la planta recuperará una forma compacta y podrá crecer de forma saludable.

Si quieres saber mas sobre suculentas etioladas te recomendamos que leas el siguiente articulo:

Después de cortar la cabeza de la suculenta el tallo produce nuevos hijos y, dependiendo de la especie, las hojas que sobran durante el proceso también se pueden aprovechar para reproducir.

Cómo decapitar suculentas

Decapitar una suculenta es una tecnica muy sencilla. Seguramente las primeras veces que la pongas en practica tendras temores pero al tiempo te acostumbrarás.

Es importante que prestes atención a cada detalle para no fallar y que tu procedimiento resulte exitoso.

Antes de comenzar deberias tener:

  • Tijeras, cuchillo, cuter o bisturí afilado.
  • Alcohol
  • Canela o azufre en polvo
  • Sustrato para suculentas
  • Maceta

Pasos para decapitar suculentas

Antes de comenzar asegurate que el elemento que utilices para cortar tenga el filo suficiente para realizar la operación.

Desinfecta las tijeras, cuchillo o cúter

Desinfecta con alcohol la herramienta que uses para cortar. Puedes utilizar tijeras, cuchillo, cuter o bisturí afilado.

Selecciona el lugar donde cortar

Presta suma atención en que lugar del tallo quieres realizar el corte. Piensa que este procedimiento no tiene marcha atrás.

Selecciona un sitio del tallo que esté sano y que no tenga hojas. Debes tener en cuenta que necesitas una parte de tallo suficiente para que la suculenta emita nuevas raices. Unos dos a tres centímetros suelen ser suficientes.

Corta la cabeza de la suculenta

Aplica un corte en el sitio del tallo que hayas seleccionado.

Apenas lo hayamos cortado deberemos colocar canela o azufre en polvo en ambas partes del tallo cortado.

Si el tallo que se encuentra en la maceta no está enfermo y puedes dejar algunas hojas favorecerá el proceso. Las hojas recibirán luz solar y la planta pueda continuar realizando su fotosíntesis.

La roseta debería tener entre dos a tres centimetros libres de tallo. Puede que tengas que eliminar algunas hojas inferiores para lograrlo. No arranques las hojas solo desprendelas suavemente para evitar daños tanto en las hojas como en el tallo.

Deja enraizar las hojas que quites a tu suculenta

Si la especie decapitada se reproduce también por hoja coloca todas las hojas que extraigas de la planta colocalas sobre sustrato para intentar reproducirlas.

En este punto seguramente te ayude el siguiente articulo: Como reproducir suculentas por hojas

Debes tener en cuenta que si el tallo está sano saldrán hijuelos luego de decapitarla. Si el tallo estaba enfermo deberemos desecharlo.

Deja cicatrizar los cortes de la suculenta

Es necesario dejar cicatrizar ambas heridas, tanto la de tu esqueje (cabeza), como la de la planta madre. Este proceso es clave para evitar pudrición y tener éxito.

Luego de colocarle canela o azufre en polvo en ambas partes del tallo cortado deberemos mantener ambas partes alejadas de la humedad.

Es conveniente dejar la cabeza de nuestra suculenta suspendida en algún recipiente para que se cicatrice el corte y comience el proceso de enraizamiento. Su posición debería ser vertical.

A partir del segundo o tercer día es conveniente que rociemos la roseta durante la noche para evitar la deshidratación.

No es necesario pero si queremos podemos colocar un enraizante en polvo sobre corte de la cabeza para acelerar el crecimiento de raíces.

Luego de 7 días podemos colocar nuestra roseta en sustrato seco.

Riegos de la suculenta decapitada

No deberemos regar por unos 15 días. En este punto si realizamos todos los pasos bien nuestra roseta seguramente tenga raices y podremos comenzar a regar.

Si esperas tener nuevas suculentas en el tallo debes cuidarlo como de costumbre. Riégalo con regularidad, siempre dejando que el sustrato se seque por completo entre riegos. En este tiempo es recomendable que no reciba demasiada luz directa ya que si la luz solar es demasiado intensa podria quemar los nuevos brotes.

Consejos finales sobre cómo decapitar suculentas

Puede que los hijuelos demoren varias semanas en aparecer.

Estos crecerán adheridos al tallo. Podrás separarlos de este cuando tengan un buen tamaño y saquen raíces aéreas.

En algunas ocasiones el tallo puede secarse. Retira los hijuelos antes de que esto suceda.

Si vamos a decapitar por una etiolación es recomendable realizar un riego dos días antes de decapitar para que la roseta tenga suficientes reservas de agua.

Deja cicatrizar la cabeza en posición vertical.

Si decapitaste por una enfermedad del tallo asegurate que el tallo que quede en la roseta se encuentre completamente sano.

Esperamos te resulte util este artículo de Cómo decapitar suculentas.

Quieres mas información sobre cactus y suculentas? puedes ingresar en el siguiente enlace: Cactus y Suculentas


Compartí este articulo en tus redes sociales