Echeveria Etna

Echeveria Etna
Compartí este articulo en tus redes sociales

Echeveria Etna es una suculenta híbrido lograda por Denise Manley. Sus parentales son Echeveria ‘Mauna Loa’ y Echeveria ‘Barbillion’.

Su nombre se debe al volcán Etna de Sicilia.

Posee hojas color azul violaceo con verrugas o carúnculas que se forman en ejemplares maduros.

Sus hojas forman rosetas de unos 30 cm de diámetro.

Posee un tallo algo grueso. No supera los 30 cm de altura.

Tiene bastante pruina por lo que deberemos tratarla con mucho cuidado.

Durante el verano sus hojas se pliegan y en invierno estarán mas aplanadas para obtener más sol.

Las flores de color rojo anaranjado tienen forma de campana y aparecen en una inflorescencia larga.

Cuidados de Echeveria Etna

Iluminación

Necesita una buena exposición solar. Requiere de al menos 6 horas de luz solar por día.

Temperatura

No es resistente al frío. Deberemos protegerla si las temperaturas bajan de los 0° C.

Riego

Siempre deberemos regar cuando el sustrato se encuentre totalmente seco. Realizar un riego profundo y permitir que la tierra se seque completamente entre riegos.

Sustrato

El sustrato que utilicemos para esta especie debe ser poroso, suelto y drenar correctamente.

Mantenimiento de Echeveria Etna

Nunca deberemos dejar que queden restos de agua en las rosetas.

Deberás retirar las hojas muertas del fondo de la planta a medida que esta crece.

Las hojas muertas proporcionan un refugio para las plagas en especial a las cochinillas.

Se recomienda transplantar cada dos años. Podemos transplantarla durante la temporada cálida.

En esta operación podemos aprovechar para verificar su tallo inferior y el sistema de raices.

Para trasplantar una suculenta, asegúrese de que la tierra esté seca antes de trasplantar, luego retire suavemente la maceta. Quite la tierra vieja de las raíces, asegurándose de eliminar cualquier raíz podrida o muerta en el proceso. Trate los cortes con un fungicida.

Reproducción de Echeveria Etna

El modo mas facil de reproducción es por decapitación. Al decapitar el tallo emitirá buena cantidad de hijuelos.

Podemos retirar estos hijuelos con una pinza o simplemente con la mano pero utilizando guantes para no quitar la pruina de las hojas.

A la roseta de la decapitación podemos colocarle azufre o canela en polvo para favorecer su cicatrización. Luego dejarla suspendida por unos 10 a 15 días para que emita una buena cantidad de raices. Recién en ese momento podemos colocarla en sustrato pero no deberemos regarla por unos 7 días mas.

Si quieres conocer mas sobre Cómo decapitar suculentas puedes ver el siguiente articulo:

Si quieres ver mas información sobre cactus y suculentas puedes ingresar en el siguiente apartado: Cactus y Suculentas


Compartí este articulo en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te podrian interesar